La terapia respiratoria ofrece diferentes técnicas de tratamiento y mantenimiento para conseguir que el sistema respiratorio esté libre de obstrucciones y/o conseguir un rendimiento más alto de la ventilación, tanto en niños como en edad adulta.

Terapia respiratoria en pediatría

Los niños son propensos a sufrir infecciones respiratorias de vías altas (oído, garganta o nariz) o bajas (broncopulmonares).

Hay circunstancias (infecciones de virus o bacterias, reacciones alérgicas, al aire frío o la humedad…) en las que el moco se produce en exceso y dificulta el paso del aire, lo que puede favorecer la instalación y desarrollo de posibles infecciones.

La aplicación de la fisioterapia respiratoria en un niño, junto con el diagnóstico médico, disminuye la ingesta de medicamentos, hace que el tratamiento sea más corto, evita las infecciones de repetición y colabora a conseguir un buen desarrollo de los pulmones.

Todo esto utilizando técnicas manuales y respetando las bases fisiológicas del aparato respiratorio, que son despegar, transportar y eliminar las secreciones que hay a las vías aéreas.

¿A quién va dirigida?

La fisioterapia respiratoria se puede aplicar a cualquier edad y va dirigida a cualquier persona que presente alguna alteración del sistema respiratorio como por ejemplo:

  • Hipersecreción bronquial
  • Bronquitis
  • Bronquiolitis
  • Neumonía (o pulmonía)
  • Fibrosis quística
  • Asma bronquial
  • Ablación parcial pulmonar
  • Emfisema
  • I otras ...

Share This: